Los ültimos Heraldo 5feb17-1

Son los últimos, los últimos que viven en una Serranía Celtibérica olvidada por las instituciones, que ven difícil dedicar recursos a ese escaso 1% de la población española, o de las empresas, que ni se plantean instalar allí fábricas o talleres.
Si, en cambio, algo tienen los habitantes de los pueblos más pequeños y despoblados de la Serranía Celtibérica, un territorio difuso que rodea el Sistema Ibérico, y que suma tierras de Teruel, Zaragoza, Guadalajara, Soria, Burgos, Cuenca, Valencia, Castellón, La Rioja, Segovia, sus historias, que atrapan a lectores y espectadores, siendo protagonistas de libros tan hermosos como ‘La lluvia amarilla’, de Julio Llamazares; de espacios televisivos como ‘Un país en la mochila’,del esaparecido José Antonio Labordeta y este “Los últimos” editado por “pepitas de calabaza “cuyo autor realiza un viaje de 2.500 km visitando sus moradores.

Los ültimos Heraldo 5feb17-2

La zona ártica de los países escandinavos es la única europea catalogada como Región Escasamente Poblada, hay menos de ocho habitantes por kilómetro cuadrado, pero hay muchos más que en las áreas de estas provincias que rodean el Sistema Ibérico. El aunar fuerzas para constituir un territorio denominado Laponia (Lapland) en una región perteneciente a dos países, Suecia y Finlandia, fué la salvación para dinamizarla. Hoy en día perfectamente estructurada y con una pirámide de edad equilibrada, con Universidades, tren de alta velocidad, aeropuertos …. mientras, aquí en España estas zonas despobladas de Zaragoza, Teruel, Soria, Cuenca, La Rioja o Castellón pertenecen a regiones diferentes y sin un proyecto común.
Así pues, el primer paso sería crear una eurorregión (zona administrativa que va más allá de las fronteras legales). Además, a diferencia de Laponia, donde la baja densidad ha sido histórica debido a sus condiciones climatológicas, las provincias españolas han sufrido este problema desde fechas recientes, sobre todo desde 1960, cuando se produjo el éxodo de la población joven y adulta a las grandes ciudades, como Zaragoza, Madrid, Barcelona o Valencia. Bajaron los nacimientos y envejeció la población.

Los ültimos Heraldo 5feb17-3

Es la demotanasia, porque no siempre fue así. Desde el Paleolítico ha sido tierra rica y poblada, donde abundaban animales
para la caza, los pastos y los recursos minerales. En el siglo XVI, por ejemplo, en una fragua de esos pueblos de los Montes
Universales podían trabajar hasta 200 personas, hoy en día ese área de la Serranía Celtibérica cuenta con unos rátios menores a 1 persona por kilómetro cuadrado. Las zonas más ricas de la recién nacida España eran precisamente esas comarcas, pobladas de ganado y pastos. «Todo cambió con la industrialización,con el crecimiento de las ciudades,la inversión industrial en zonas como País Vasco o Cataluña. Hay un momento clave que es la creación de la línea que uniría Madrid y Barcelona, y que iba a pasar por Teruel. El proyecto cambió y ya no hubo marcha atrás»

Los ültimos Heraldo 5feb17-4

Es un proceso que los responsables del proyecto Serranía Celtibérica definen como ‘demotanasia’, suma de las palabras griegas ‘demos’ (población) y ‘thanasía’ (muerte), para definir el proceso de acciones y omisiones políticas que han conducido a la desaparición lenta y silenciosa de la población de un territorio.
Según el catedrático Francisco Burillo, promotor de la Serranía Celtibérica, que pretende convertir esas comarcas en una eurorregión que pueda captar fondos europeos idénticos a los de Laponia, «el abandono es total. Sirva como ejemplo: en el año 2004 la ministra de Fomento Magdalena Álvarez presentó un plan de infraestructuras hasta 2020 que sumaba la cantidad de 241.392 millones de euros. A la Serranía Celtibérica le hubiera correspondido por su extensión la cantidad de 31.486 millones de euros. Sin embargo la inversión ha sido cero, a pesar de que se han prometido en algún momento numerosas infraestructuras».

Posted in: Noticias.
Last Modified: febrero 6, 2017

Leave a reply

required