Noticias

Las 10 áreas escasamente pobladas de la “España Abandonada” deben tener ventajas fiscales

  • El reconocimiento por el Parlamento Europeo de estos territorios desfavorecidos, con menos de 12,5 hab/km2, y con menos de 8, respectivamente, supone poder aplicar ya el art. 174 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea
  • El nuevo mapa de la despoblación realizado por Pilar Burillo, con datos de 2018, muestra la debacle poblacional que se está produciendo en el 54% del territorio español, que debe declararse en situación de “catástrofe demográfica”

12-marzo-2019 (Teruel).– El pasado 14 de febrero, el Parlamento Europeo aprobó el nuevo Reglamento de Disposiciones Comunes para el reparto de los futuros fondos europeos que reconoce, por primera vez, la despoblación, y los criterios que definen las áreas con desventajas y desafíos naturales o demográficos delimitadas por agrupación de unidades administrativas locales (LAU): el de las áreas escasamente pobladas, con una densidad de población inferior a 12,5 km2; y el de las muy escasamente pobladas, para las de menos de 8 hab/km2.

Este reconocimiento es un hito en la lucha contra la despoblación que se alcanza gracias a las alegaciones presentadas por el vicepresidente del Parlamento Europeo, Ramón Valcárcel, respaldadas por unanimidad tanto por los eurodiputados españoles populares como socialistas.

Varcárcel conoció, víspera del período de presentación de alegaciones, el trabajo realizado por la investigadora de la Universidad de Zaragoza y experta en SIG y en análisis demográficos, Pilar Burillo, quien, aplicando una metodología única en Europa, desde la Asociación Instituto para el Desarrollo de la Serranía Celtibérica, en Teruel, había delimitado los territorios, aplicando estos parámetros que dieron lugar al primer mapa de la despoblación de España y Sur de Europa que se realizaba.

Este reconocimiento por parte del Parlamento Europeo implica, además, que el Gobierno de España puede aplicar el artículo 174 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea a las 10 áreas escasamente pobladas o SESPAs. Esto supondría, entre otras medidas, que estas áreas desfavorecidas se beneficiaran de las ventajas que, hasta ahora, solo disfrutaban en Europa las insulares ultraperiféricas, como es el caso de Islas Canarias. Con el nuevo Reglamento, las áreas de baja densidad deben gozar de forma inmediata de medidas que, por ejemplo, favorecerían la creación de empleo, mediante la aplicación a las empresas de un IVA del 7% y de un impuesto de sociedades del 4%. También afectaría al ámbito sanitario, tan reclamado desde el rural, cuyo personal podría beneficiarse de un incremento salarial y de importantes descuentos fiscales si fijaran sus domicilios familiares en estos territorios. Unas ventajas que repercutirían, igualmente, en el ámbito de la Educación.

Es importante señalar que estos beneficios fiscales, que favorecerían la fijación de población en el medio rural, no implicaría grandes costes para el Estado, ya que, en el caso de Canarias, estas medidas están afectando a una población de 2.127.685 habitantes que viven en 7.447 km2 y una densidad de 283 hab/km2. En el caso de las áreas despobladas de España, repercutiría en una población censada de 2.520.651 personas que habitan en 272.995 km2, lo que da una densidad media de 9,23 hab/km2.

Una nueva tipología territorial

El acuerdo nº 2016 / 0393 de la Comisión Euroepa señalaba que se debía añadir a las tipología territoriales de NUTs 2, o Regiones, y NUT 3, o provincias, otras nuevas que delimitaran las áreas rurales y urbanas. El objetivo, que Eurostat pueda ofrecer una información fidedigna “para reducir las disparidades entre las regiones europeas y fomentar el crecimiento, el empleo y el desarrollo sostenible en las regiones y zonas desfavorecidas, en el marco de la política de cohesión y desarrollo territorial”.

Las áreas urbanas ya están definidas desde el año 2000, como “Áreas Urbanas Funcionales”, de forma que incluyen las ciudades con más de 50.000 habitantes y las franjas periurbanas colindantes. Así la de Madrid  tiene 6.717.713 habitantes, pues se extiende por los municipios colindantes de Castilla la Mancha, caso del corredor del Henares.

Sin embargo, las áreas rurales, que ya estaban delimitadas por la investigadora Pilar Burillo agrupando municipios hasta formar territorios continuos por debajo de 8 hab/km2 y 12,5 hab/km2, no estaban reconocidas hasta el acuerdo del 14 de febrero.

El papel de las entidades locales en la gobernanza multinivel.

Los nuevos criterios europeos recogidos en el Reglamento de Disposiciones comunes suponen, además, el reconocimiento de la autoridad de las entidades locales o municipios en el reparto de los fondos europeos como entidades finalistas, una gestión que se realizaría siguiendo un modelo de gobernanza multinivel impulsado por la Unión Europea. Llamando a la participación de los actores sociales, económicos e investigadores en la elaboración y ejecución de la política comunitaria.

El “Libro Blanco sobre la gobernanza” de la Comisión europea establece que una buena gobernanza debe basarse en cinco principios acumulativos: la transparencia institucional, la participación ciudadana, la responsabilidad de los agentes implicados, la eficacia en la toma de decisiones y un esfuerzo continuado de coherencia

Mapa actualizado de la despoblación de España

Según el mapa actualizado por la investigadora Pilar Burillo, con los últimos datos emitidos por el INE, correspondientes a 2018, el 5,39 % de la población española vive en el 53,95%. del territorio.

España encabeza con creces los países de baja demografía por despoblación de Europa. Pues el siguiente es Portugal con el 24%. Pero desgraciadamente no estamos ante una foto fija. La gráfica de la evolución de la población desde 2012 muestra que las diez áreas de baja densidad de población de España han perdido en seis años 239.487 personas.

Estos datos demuestran, además, que son erróneas las interpretaciones que aseguran que se ha producido en los últimos años una segunda migración de la población rural a las ciudades, tras la de los años 60-70 del siglo XX, por el aumento poblacional existente en el ámbito urbano. La situación a fecha de hoy es bien distinta. En los pueblos no hay más población porque la que hay fallece, entre otras causas, por envejecimiento. En cuanto a los jóvenes, su marcha no es a las ciudades, sino a otros países, vaciando de talento el territorio rural, y, por tanto, el nacional.

La previsión es que la situación empeore en los años próximos y se asista a una debacle poblacional. Si se observa la pirámide de edades de la población de los 4.375 municipios de la “España Abandonada”, correspondiente al año 2015, encontramos el máximo engrosamiento en la franja de los años 50 a 54, que corresponde al “Baby Boom” producido en los años 60. En diez años tendremos una pirámide totalmente invertida, con una base mínima dado la drástica disminución de nacimientos en el medio rural y la consiguiente falta de relevo generacional. Urge, pues, declarar la situación de “Catástrofe Demográfica” y aplicar de forma urgente el artículo 174 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea para revertir la lacra de la despoblación.

Las 10 áreas escasamente pobladas de la “España Abandonada” deben tener ventajas fiscales

  • El reconocimiento por el Parlamento Europeo de estos territorios desfavorecidos, con menos de 12,5 hab/km2, y con menos de 8, respectivamente, supone poder aplicar ya el art. 174 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea
  • El nuevo mapa de la despoblación realizado por Pilar Burillo, con datos de 2018, muestra la debacle poblacional que se está produciendo en el 54% del territorio español, que debe declararse en situación de “catástrofe demográfica”

El pasado 14 de febrero, el Parlamento Europeo aprobó el nuevo Reglamento de Disposiciones Comunes para el reparto de los futuros fondos europeos que reconoce, por primera vez, la despoblación, y los criterios que definen las áreas con desventajas y desafíos naturales o demográficos delimitadas por agrupación de unidades administrativas locales (LAU): el de las áreas escasamente pobladas, con una densidad de población inferior a 12,5 km2; y el de las muy escasamente pobladas, para las de menos de 8 hab/km2.

Este reconocimiento es un hito en la lucha contra la despoblación que se alcanza gracias a las alegaciones presentadas por el vicepresidente del Parlamento Europeo, Ramón Valcárcel, respaldadas por unanimidad tanto por los eurodiputados españoles populares como socialistas.

Varcárcel conoció, víspera del período de presentación de alegaciones, el trabajo realizado por la investigadora de la Universidad de Zaragoza y experta en SIG y en análisis demográficos, Pilar Burillo, quien, aplicando una metodología única en Europa, desde la Asociación Instituto para el Desarrollo de la Serranía Celtibérica, en Teruel, había delimitado los territorios, aplicando estos parámetros que dieron lugar al primer mapa de la despoblación de España y Sur de Europa que se realizaba.

Este reconocimiento por parte del Parlamento Europeo implica, además, que el Gobierno de España puede aplicar el artículo 174 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea a las 10 áreas escasamente pobladas o SESPAs. Esto supondría, entre otras medidas, que estas áreas desfavorecidas se beneficiaran de las ventajas que, hasta ahora, solo disfrutaban en Europa las insulares ultraperiféricas, como es el caso de Islas Canarias. Con el nuevo Reglamento, las áreas de baja densidad deben gozar de forma inmediata de medidas que, por ejemplo, favorecerían la creación de empleo, mediante la aplicación a las empresas de un IVA del 7% y de un impuesto de sociedades del 4%. También afectaría al ámbito sanitario, tan reclamado desde el rural, cuyo personal podría beneficiarse de un incremento salarial y de importantes descuentos fiscales si fijaran sus domicilios familiares en estos territorios. Unas ventajas que repercutirían, igualmente, en el ámbito de la Educación.

Es importante señalar que estos beneficios fiscales, que favorecerían la fijación de población en el medio rural, no implicaría grandes costes para el Estado, ya que, en el caso de Canarias, estas medidas están afectando a una población de 2.127.685 habitantes que viven en 7.447 km2 y una densidad de 283 hab/km2. En el caso de las áreas despobladas de España, repercutiría en una población censada de 2.520.651 personas que habitan en 272.995 km2, lo que da una densidad media de 9,23 hab/km2.

Una nueva tipología territorial

El acuerdo nº 2016 / 0393 de la Comisión Euroepa señalaba que se debía añadir a las tipología territoriales de NUTs 2, o Regiones, y NUT 3, o provincias, otras nuevas que delimitaran las áreas rurales y urbanas. El objetivo, que Eurostat pueda ofrecer una información fidedigna “para reducir las disparidades entre las regiones europeas y fomentar el crecimiento, el empleo y el desarrollo sostenible en las regiones y zonas desfavorecidas, en el marco de la política de cohesión y desarrollo territorial”.

Las áreas urbanas ya están definidas desde el año 2000, como “Áreas Urbanas Funcionales”, de forma que incluyen las ciudades con más de 50.000 habitantes y las franjas periurbanas colindantes. Así la de Madrid  tiene 6.717.713 habitantes, pues se extiende por los municipios colindantes de Castilla la Mancha, caso del corredor del Henares.

Sin embargo, las áreas rurales, que ya estaban delimitadas por la investigadora Pilar Burillo agrupando municipios hasta formar territorios continuos por debajo de 8 hab/km2 y 12,5 hab/km2, no estaban reconocidas hasta el acuerdo del 14 de febrero.

El papel de las entidades locales en la gobernanza multinivel.

Los nuevos criterios europeos recogidos en el Reglamento de Disposiciones comunes suponen, además, el reconocimiento de la autoridad de las entidades locales o municipios en el reparto de los fondos europeos como entidades finalistas, una gestión que se realizaría siguiendo un modelo de gobernanza multinivel impulsado por la Unión Europea. Llamando a la participación de los actores sociales, económicos e investigadores en la elaboración y ejecución de la política comunitaria.

El “Libro Blanco sobre la gobernanza” de la Comisión europea establece que una buena gobernanza debe basarse en cinco principios acumulativos: la transparencia institucional, la participación ciudadana, la responsabilidad de los agentes implicados, la eficacia en la toma de decisiones y un esfuerzo continuado de coherencia

Mapa actualizado de la despoblación de España

Según el mapa actualizado por la investigadora Pilar Burillo, con los últimos datos emitidos por el INE, correspondientes a 2018, el 5,39 % de la población española vive en el 53,95%. del territorio.

España encabeza con creces los países de baja demografía por despoblación de Europa. Pues el siguiente es Portugal con el 24%. Pero desgraciadamente no estamos ante una foto fija. La gráfica de la evolución de la población desde 2012 muestra que las diez áreas de baja densidad de población de España han perdido en seis años 239.487 personas.

Estos datos demuestran, además, que son erróneas las interpretaciones que aseguran que se ha producido en los últimos años una segunda migración de la población rural a las ciudades, tras la de los años 60-70 del siglo XX, por el aumento poblacional existente en el ámbito urbano. La situación a fecha de hoy es bien distinta. En los pueblos no hay más población porque la que hay fallece, entre otras causas, por envejecimiento. En cuanto a los jóvenes, su marcha no es a las ciudades, sino a otros países, vaciando de talento el territorio rural, y, por tanto, el nacional.

La previsión es que la situación empeore en los años próximos y se asista a una debacle poblacional. Si se observa la pirámide de edades de la población de los 4.375 municipios de la “España Abandonada”, correspondiente al año 2015, encontramos el máximo engrosamiento en la franja de los años 50 a 54, que corresponde al “Baby Boom” producido en los años 60. En diez años tendremos una pirámide totalmente invertida, con una base mínima dado la drástica disminución de nacimientos en el medio rural y la consiguiente falta de relevo generacional. Urge, pues, declarar la situación de “Catástrofe Demográfica” y aplicar de forma urgente el artículo 174 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea para revertir la lacra de la despoblación.

Comunicado: A propósito de la intervención de la Comisionada para el Reto Demográfico, Isaura Leal, esta mañana, en el II Foro Nacional de Despoblación celebrado en Puebla de Sanabria (Zamora)

1. Lamentamos profundamente que la Comisionada para el Reto Demográfico no haya aprovechado la ocasión de la celebración del II Foro Nacional de Despoblación para presentar el mapa de la despoblación de España, aplicando los criterios aprobados recientemente en el Parlamento Europeo.

2. Aunque Isaura Leal ha explicado quetodos los diagnósticos sobre la despoblación de España ya los habían hecho, locierto es que el mapa que ha mostrado no sigue, como ha afirmado, la “ratio” marcadapor la Unión Europea.

3. No es cierto que, como ha expresado ensu ponencia, la Unión Europea haya aprobado que se consideran zonas en graveriesgo de despoblación aquellas que tienen menos de 12,5 hab/km2 -entendemosque en un lapsus linguae haya dicho 2,5-.

Mapa presentado por Isaura Leal en el II Foro Nacional de Despoblación.

4. El Parlamento Europeo ha aprobado elReglamento que recoge los criterios que definen las áreas que enfrentandesventajas y desafíos naturales o demográficos, como los que se refiere elartículo 174 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, para los gruposde unidades administrativas locales (LAU) con una densidad de poblacióninferior a 12,5 hab/km2, para áreas escasamente pobladas, o, pordebajo de 8 hab/km2 para áreas muy escasamente pobladas. Territoriosestos en situación extrema, dado que en Geografía Humana menos de 10 hab/km2se consideran desiertos demográficos.

Mapa y cuadro explicativo de lasÁreas Despobladas de España (SESPAs) de Mª Pilar Burillo, elaborado según loscriterios aprobados por el Parlamento Europeo el 14 de febrero de 2019.

5. Desconocemos las razones por las que laComisionada ha obviado estos matices tan relevantes y novedosos para que agrupacionesde entidades locales afectadas gravemente por la despoblación sean reconocidoscomo territorios finalistas de los futuros fondos europeos, pero lo cierto esque al no apreciarlos, ni valorarlos, hace un flaco favor al esfuerzo realizadopor los europarlamentarios españoles para que la despoblación y las áreasdefinidas sean tenidas en cuenta en el reparto de los futuros fondos europeos.

6. Desde junio de 2018 hemos hecho llegaral Comisionado para el Reto Demográfico, por múltiples vías, el mapa de ladespoblación de España que ha cartografiado la investigadora y experta en SIGPilar Burillo, tras un profundo estudio de la legislación europea, y siguiendolos parámetros marcados por la Unión Europea. Su mapa muestra que en el 53% delterritorio español vive solo el 5% de la población española. Ha delimitado enEspaña 10 “áreas rurales desfavorecidas” o SESPA: 8 con densidades inferiores a10 hab/km2 y 2, con densidades inferiores a 8 hab/km2: la SerraníaCeltibérica y la Franja con Portugal. Estas interregiones tienen, además, elmayor índice de envejecimiento de Europa, por lo que cada año disminuye deforma alarmante su población, y no por emigración a la ciudad, sino pordefunciones.

7. Desde este Instituto ofrecemos, ademásla cuantificación exacta de los km2 que  tiene despobladas cada Comunidad Autónoma,criterio demandado continuamente para que el Gobierno tenga criterios objetivosen la financiación autonómica.

Diagrama con los porcentajsede Áreas Despobladas de las Comunidades Autónomas, elaborado según los criteriosaprobados por el Parlamento  Europeo el14 de febrero de 2019.

9. Dado que, como ha anunciado lacomisionada, la Estrategia para el Reto Demográfico se presentará en el Foro delos Presidentes, confiamos en que desde el Comisionado se recapacite aunquesolo sea por el esfuerzo que han hecho los eurodiputados españoles paraconseguir primero que la despoblación sea tenida en cuenta en los futurosfondos europeos y, segundo, que se hayan reconocido los territorios delimitadospor la investigadora Pilar Burillo.