El Instituto Serranía Celtibérica impulsa el primer Foro de expertos de la España Abandonada

Carlos Núñez, el gaitero español más internacional, durante su intervención en el Primer Encuentro “La España Abandonada y la Política de Cohesión Europea”
  • Más de 30 especialistas aportan su conocimiento en la Jornada “La España Abandonada y la Política de Cohesión Europea”, celebrada en la Oficina del Parlamento Europeo, y clausurada por el ex ministro Jaime Lamo de Espinosa y el gaitero español más internacional, Carlos Núñez
  • Tras el encuentro, ya se han iniciado los trabajos para dotar de contenido a las 10 áreas escasamente pobladas de España para que el Gobierno pueda defender su reconocimiento en Europa

20-mayo-2019 (Teruel)- Más de 30 especialistas participaron en el Primer Encuentro sobre “La España Abandonada y la Política de Cohesión Europea”, celebrado el 14 de mayo en la Oficina del Parlamento Europeo, organizado por la Asociación Instituto de Investigación y Desarrollo Rural Serranía Celtibérica, con el patrocinio de la Asociación Desarrollo Rural Molina de Aragón-Alto Tajo; y la colaboración de la Asociación Española contra la Despoblación y la Plataforma Cívica Viriatos Zamora. La jornada contó con la asistencia de cerca de cien personas, dado el aforo de la sala, y fue retransmitida en directo a través del Canal Youtube Instituto Serranía Celtibérica, en inglés y en español, donde se pueden visionar de nuevo todas las ponencias.

Se trata del primer encuentro de expertos que se organiza tras la reciente aprobación del nuevo Reglamento de disposiciones comunes de los Fondos Estructurales por el Parlamento Europeo, que, por primera vez, contempla la despoblación como criterio en el reparto de dichos fondos, así como la agrupación de municipios en áreas escasamente pobladas, con menos 12,5 hab/km2; y muy escasamente pobladas, con menos de 8 hab/km2. Un logro al que contribuyó el Instituto Serranía Celtibérica con la entrega de la cartografía de población de España y sur de Europa a la Vicepresidencia del Parlamento Europeo, realizada por la investigadora y experta en demografía Pilar Burillo, en los días previos a la votación de las enmiendas al reglamento, para que fueran reconocidas dichas áreas en el documento definitivo como territorios finalistas.

Tras este éxito para la España Abandonada que, siguiendo los criterios de delimitación aprobados finalmente, se concreta en 10 interregiones, más de 30 especialistas, tanto del ámbito de la investigación universitaria, como de las principales entidades españolas conocedoras del patrimonio económico, agrícola, ganadero, forestal, arqueológico y cultural, se reunieron, por primera vez, para exponer, a lo largo de la intensa jornada, sus estudios y experiencias.

El objetivo, profundizar en el conocimiento de la situación real de la España Abandonada, sus potencialidades y las vías de recuperación que ya se han aplicado con éxito para elaborar, a partir de ahora, el documento que permita al Gobierno de España solicitar en el Parlamento Europeo el reconocimiento de estos territorios.

Las 10 interregiones españolas

La jornada se abrió con la ponencia conjunta de Francisco Burillo, catedrático de Prehistoria, y Pilar Burillo, experta en SIG y análisis demográficos, que hablaron sobre “las interregiones desfavorecidas de España y la política de Cohesión Europea”, señalando que las 10 áreas españolas definidas por su despoblación, extrema ruralidad y dominantemente montañosas deben ser destinatarias de otras tantas Inversiones Territoriales Integradas (ITI), recibir fondos finalistas una discriminación positiva, tal como marca el artículo 174 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, y se viene aplicando desde hace años en las Islas Canarias, debido a su insularidad. Jesús Alba, presidente de la Asociación de Desarrollo Rural Molina de Aragón – Alto Tajo, planteó cómo dentro de la Serranía Celtibérica, el mayor desierto demográfico por despoblación de la Unión Europea, el Señorío de Molina, territorio español donde con una extensión muy superior a la provincia de Vizcaya presenta una densidad de 2,52 hab/km2, es la “Zona Cero” y el instituto tiene previsto centrar en él sus investigaciones.

Por su parte, Agustín Pablo Álvarez, profesor titular de Econometría, expuso la metodología que ha aplicado para el cálculo del Producto Interior Bruto (PIB) de Serranía Celtibérica, pues el Instituto Nacional de Estadística (INE) solo tiene información para los municipios por encima de 1.000 habitantes, por lo que se carece de datos del 94,44% de sus municipios. Juanan Buedo, ingeniero de Edificación del Grupo Recoveco, mostró los análisis sobre indicadores sociales de la Serranía Celtibérica en materia de sanidad y educación, con propuestas sobre una nueva forma de organización.

Capital natural

El capital natural, que hace referencia a los diferentes recursos naturales existentes en la España Abandonada tradicionalmente infravalorados y que deben ser la base de su desarrollo futuro, fue analizado desde diferentes ópticas. El capital natural correspondiente al aire y tierra fue expuesto por Miguel Ángel de Zavala, catedrático de Ecología, y por Emilio Menéndez, profesor honorario de Ecología. Ambos valoraron el conjunto de ecosistemas del territorio y las experiencias positivas de creación de actividades económicas, junto con la necesidad de alcanzar un equilibrio social entre las zonas menos pobladas y las ciudades. En lo referente al problema del calentamiento global, se debe tener en cuenta el estudio de Javier García Pérez sobre la absorción de CO2 en la Serranía Celtibérica, calificada como “el pulmón del Sur de Europa”, cifrando la compensación que deberían recibir sus habitantes entre 6.680 y 9.140 millones de euros a lo largo de los próximos 20 años.

En las ponencias sobre el capital natural: bosques y paisaje, Eduardo Rojas Briales, decano del Colegio de Ingenieros de Montes, planteó transformar el problema de la despoblación en una oportunidad; desarrollar una gestión forestal activa que genere empleo a partir de sus recursos y servicios ambientales, lo que incidirá en preservar la biodiversidad, evitar la erosión y los incendios y actuar contra el cambio climático. Por su parte, Ana Belén Noriegas, secretaria general de la Asociación para la Sostenibilidad Forestal de España, expuso la importancia de la certificación de los bosques para una gestión forestal sostenible, desde una óptica ambiental, social y económica. José María Martín, ingeniero forestal, presentó su estudio y la metodología empleada para calcular el valor del paisaje del Parque Natural de las Hoces del Cabriel, que cifra entre 44 y 111 millones de euros anuales.

En lo referente al agua como capital natural, Enrique San Martín, profesor titular de Economía Aplicada, en representación del Grupo de Investigación del Tajo, presentó “los impactos socioeconómicos del trasvase Tajo–Segura sobre los municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía”, demostrando el incumplimiento sistemático por parte de la administración de los proyectos de desarrollo, lo que ha supuesto un grave impacto socioeconómico y ambiental, con un descenso poblacional superior al 50%. Pablo Castán, presidente de la Asociación de Entidades Locales del Pirineo (ADELPA), analizó el tema de las concesiones hidroeléctricas; en el Pirineo aragonés se han construido no menos de 30 presas con sus correspondientes centrales hidroeléctricas, inundando las mejores tierras de sus valles y obligando a emigrar a un buen número de sus habitantes, dando lugar que comarcas como el Sobrarbe tengan 3,43 hab/km2; los  beneficios generados han carecido de compensaciones, por lo que plantean una modificación legislativa de la Ley de Aguas para que los beneficios de los saltos hidroeléctricos se destinen a la restitución económica y social de los municipios afectados.

El tema de la agricultura, la ganadería y la Política Agraria Comunitaria (PAC) fue analizada por una serie de ponentes. Francisco Casero, presidente de la Fundación Savia, planteó la implantación de una agricultura ecológica, un desarrollo de la autoestima del mundo rural y la implantación de una PAC que no prime la producción. Ana Ruiz, gerente de la Asociación de Entidades Locales del Pirineo (ADELPA) expuso la situación extrema en la que se encuentra la ganadería extensiva, principal actividad económica agropecuaria del Pirineo, fruto de la desaparición de los ganados y la falta de relevo generacional, lo que incide en la despoblación y en la progresiva desaparición de los ecosistemas de montaña; se hace necesario una política de apoyo al ganadero similar al existente en el Pirineo francés, independientemente de las sucesivas reformas de la PAC. Jesús Garzón, presidente de la Asociación Trashumancia y Naturaleza, Pastores sin Fronteras, señaló cómo la Ley de Vías Pecuarias de 1995 ha salvado 125.000 km de caminos ganaderos, que surcan de forma transversal toda España, lo cual ha impedido que desaparezca la trashumancia, cuyo desarrollo favorece la biodiversidad, combate el cambio climático, evita la erosión y favorece la repoblación. Fidel García Berlanga, presidente de la sección de Cuenca de la Asociación para el Desarrollo de la Serranía Celtibérica, señaló la necesidad de que se valore el mundo rural, que ha perdido su soberanía pero sigue alimentando al mundo urbano; expuso diferentes medidas para detener el proceso de “demotanasia”, especialmente en los territorios de muy baja densidad de población, con inversiones creadoras de riqueza y empleo y medidas de discriminación positiva; defendió la soberanía alimentaria con alimentos de alta calidad, todo lo contrario a las macrogranjas de cerdos, que cuenta con el 55% de subvención de la PAC, directa y en alimentación, generadoras de pocos empleos y de gran impacto ambiental. Félix Lozano, Jefe de la Unidad Geográfica desde 1988 a 2017 de la Comisión Europea en materia de Desarrollo Rural, analizó el proceso existente en la Política Agraria y Desarrollo Rural y la necesidad de influir en los nuevos europarlamentarios.

Capital cultural

El capital cultural arqueológico fue analizado por los catedráticos de Prehistoria, Arturo Ruiz, de la Universidad de Jaén; Alonso Rodríguez, de la Universidad de Extremadura, y Francisco Burillo, de la Universidad de Zaragoza. A partir de sus investigaciones mostraron que el patrimonio arqueológico es consecuencia y resultado de las investigaciones realizadas desde el mundo académico y su transferencia supone la creación de identidad en el territorio y un desarrollo económico y social a través del turismo cultural. Sin embargo, según indicaron, no existe una valoración por parte de la administración de la real importancia de esta actividad, siendo necesario la creación de equipos estables de arqueólogos, siguiendo el modelo existente en Aragón para el grupo de paleontólogos responsables del Proyecto Dinópolis.

El capital inmaterial fue objeto de análisis de Natalia Díaz, comunicadora audiovisual de la Asociación para el Desarrollo de la Serranía Celtibérica. Díaz puso de manifiesto que queda poco tiempo, no más de quince años, para salvar el conocimiento ancestral del mundo rural en poder de los últimos campesinos; su memoria, según dijo, es el eslabón de una cadena que nos debe hacer tomar el testigo de nuestros mayores para que entre todos construyamos nuestra historia; “tenemos la responsabilidad de transmitir la memoria del futuro”, señaló. Y el gaitero español más internacional, Carlos Núñez, habló de la importancia de la colaboración con los arqueólogos para investigar sobre el origen de la música celta. También destacó “la necesidad de poner en valor nuestro patrimonio musical; tanto en España como en Latinoamérica pervive milagrosamente viva la música tradicional que enlaza con un pasado, tal como he podido demostrar en mi libro “La hermandad de los celtas””.

Capital humano

El capital humano contra la despoblación fue tratado por representantes de asociaciones y plataformas ciudadanas. Lidia Díaz Terán, presidenta de la Asociación Española contra la Despoblación, habló de la necesidad de acercar la cultura también al ámbito rural, mejorar las infraestructuras que vertebran el territorio, tener conectividad y los mismos derechos. Ana María Morillo Sánchez, de la Plataforma Cívica Viriatos Zamora, explicó el reparto injusto de Fondos Estructurales y de Compensación, la extinción del sector primario y la falsa sostenibilidad de los programas operativos. Marcos Alonso Alonso, portavoz de la plataforma anti-minería de Zamora No en Mi Tierra, expuso la proliferación de minería a cielo abierto en territorios con baja densidad de población, “el territorio” como moneda de cambio de Tratados Internacionales como el tratado de la Carta de la Energía que impide una transición ecológica real. Jose Luís Ros Maorad, de la Asociación para el Desarrollo de la Serranía Celtibérica, habló sobre el resultado fallido de las inversiones, de las políticas centralistas y la necesidad de unirse contra el reto demográfico para exigir los derechos que corresponden, como una discriminación fiscal positiva.

La jornada fue clausurada por Jaime Lamo de Espinosa, catedrático numerario de Economía y ministro de Agricultura de 1978 a 1981. Lamo de Espinosa felicitó a la organización de este encuentro y destacó la tarea realizada por la investigadora Pilar Burillo que había sabido visibilizar la situación extrema en que se encuentra España encabezando, con el 53% de su territorio, los países con despoblación de la Unión Europea, pues el siguiente es Portugal con el 24%. El que fuera ministro de Agricultura remitió a su libro “La Década Perdida. 1986-1996: La Agricultura Española en Europa”, para conocer los problemas suscitados con ocasión del mandato negociador de España con la Unión Europea, como horizonte de análisis en las negociaciones que se están realizando con la PAC.

La Asociación Instituto Serranía Celtibérica reivindica el reconocimiento a su contribución para que la Eurocámara haya aprobado las áreas escasamente pobladas de España y Europa

9-abril-2019 (Teruel).– La Asociación Instituto de Investigación de Desarrollo Rural Serranía Celtibérica, ante la el cúmulo de acontecimientos de los últimos días relacionados con el reto demográfico y la despoblación, reivindica el reconocimiento a su contribución para que la Eurocámara aprobara un acuerdo sobre las directrices generales de la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico.

El 27 de septiembre del 2018, Francisco y Pilar Burillo se reunieron en Bruselas con el vicepresidente del Parlamento Europeo, Ramón Valcárcel y su equipo. Les expusieron la importancia del acuerdo nº 2016 / 0393 de la Comisión Europea, que señalaba que se debía añadir a las tipologías territoriales de NUTs 2, o Regiones, y NUT 3, o provincias, otras nuevas que delimitaran las áreas rurales y urbanas. El objetivo, que Eurostat pueda ofrecer una información fidedigna “para reducir las disparidades entre las regiones europeas y fomentar el crecimiento, el empleo y el desarrollo sostenible en las regiones y zonas desfavorecidas, en el marco de la política de cohesión y desarrollo territorial”.

Si bien las áreas urbanas ya estaban definidas desde el año 2000, como “Áreas Urbanas Funcionales”, faltaba por definir las áreas rurales, labor que ha sido realizada por la investigadora Pilar Burillo, en el marco del Instituto Serranía Celtibérica. El vicepresidente del Parlamento Europeo pudo conocer, en ese encuentro, el mapa de Europa meridional, realizado agrupando municipios hasta formar territorios continuos por debajo de 8 hab/km2 y de 12,5 hab/km2.

Estos criterios demográficos venían siendo defendidos por la Unión Europea para definir las áreas de baja demografía. Las de menos de 8 hab/km2, en el Tratado de Adhesión de Finlandia y Suecia de 1994; las de menos de 12,5 hab/km2, por ESPON, al observar que las NUT 3 o provincias no reflejaban la realidad y proponer la delimitación de interregiones por agrupación de entidades locales que permiten visibilizar la situación real.

La aplicación a España de estos criterios por Pilar Burillo cambió rotundamente la visión de la situación de la despoblación. De considerar sólo tres provincias despobladas por debajo de 12,5 hab/km2, Teruel, Soria y Cuenca, con un total de 657 municipios, se ha pasado a 10 áreas escasamente pobladas, o SESPAs, por debajo de este índice que incluyen 4.375 municipios de toda España, y que ocupan todas las comunidades autónomas con la sola excepción de Murcia, Islas Baleares, Islas Canarias, Melilla y Ceuta.  De ellas existen dos interregiones por debajo 8 hab/Km2, la Serranía Celtibérica y la Franja con Portugal, que han de considerarse en situación de catástrofe demográfica y que necesitan unas medidas urgentes para revertir la lacra de la despoblación.

Lo más sorprendente de este estudio es que al ampliarlo a toda Europa meridional evidenciaba que España, con el 53,95 %, de su territorio por debajo de 12,5 hab/km2, encabeza, con creces, los países de baja demografía por despoblación de Europa. El siguiente es Portugal, con el 24%.

Este mapa de las zonas escasamente pobladas del Sur de Europa es el que hizo que Valcárcel, junto con otros siete europarlamentarios del PP, presentaran una alegación al reglamento de los fondos 2021–2027, al artículo correspondiente a las áreas que enfrentan desventajas y desafíos naturales o demográficos, de forma que éstas fueran destinatarias de los fondos FEDER y se aplicara el artículo 174 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea a las “las agrupaciones de unidades administrativas locales con una densidad de población inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, en zonas escasamente pobladas, o inferior a 8 habitantes por kilómetro cuadrado en zonas muy escasamente pobladas”.

La aprobación de esta alegación, el 27 de marzo, marca una fecha histórica en la lucha contra la despoblación, ya que supuso que estos territorios sean finalistas del 5% de los fondos FEDER, lo que supondrá para España una cantidad en torno a los 1.200 millones de euros. Pero lo más importante es la discriminación positiva que supondrá la aplicación del artículo 174 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, que desde hace tiempo ya se viene aplicando a las islas ultraperiféricas, como es el caso de Islas Canarias. Con la aplicación del nuevo Reglamento, se favorecerá la creación de empleo, mediante la aplicación a las empresas de un IVA del 7% y de un impuesto de sociedades del 4%. Se solucionarán, además, los problemas sanitarios que desencadenaron la reciente manifestación en Teruel y en otros puntos de la España Abandonada, pues su personal se beneficiará de un incremento salarial y de importantes descuentos fiscales si fijan sus domicilios familiares en estos territorios.

La Asociación Instituto Serranía Celtibérica solicita que sea declarada de “Interés Autonómico”

La Asociación “Instituto de Investigación y Desarrollo Rural Serranía Celtibérica” integra en el marco del desarrollo rural la labor investigadora liderada por el profesor Francisco Burillo a través de otras dos asociaciones: el Seminario de Arqueología y Etnología Turolense, creada en el 1979, que ha desarrollado numerosas investigaciones arqueológicas y etnológicas, organiza los Coloquios Internacionales de Arqueología Espacial, edita la revista científica Kalathos, que se intercambia con más de 230 instituciones nacionales y extranjeras, lo que ha permitido crear una biblioteca de más de 9.000 volúmenes. Y la Asociación Centro de Estudios Celtibéricos de Segeda, responsable de los Congresos que sobre Celtíberos celebra en Daroca, de la Ruta Celtibérica y del Proyecto Segeda. Actividades todas ellas que tienen como objetivo que el patrimonio arqueológico y etnológico se convierta en un motor cierto del desarrollo rural.

En el año 2015 dentro del apoyo manifestado por las Cortes Generales “sobre el proyecto Serranía Celtibérica contra la despoblación” se señalaba, entre otros aspectos, “impulsar la creación del “Instituto de Investigación de Desarrollo Rural «Serranía Celtibérica»”, con sede en el Campus de Teruel y en el Parque Arqueológico de Segeda, como centro piloto y de excelencia para la transferencia de I+D+i al desarrollo rural”.

Las Cortes de Aragón fueron más precisas en este apoyo, pues acordaron, este mismo año, que se “Reconozca el trabajo realizado por el Instituto Celtiberia de Investigación y Desarrollo Rural, y firmar un convenio de colaboración para continuar desarrollando la transferencia de I+D+i al Proyecto Serranía Celtibérica, en la mayor brevedad posible, incluyendo dotación económica”. A fechas de hoy, no solo este convenio no se ha cumplido, sino que el Gobierno de Aragón ha denegado en estos dos últimos años la propuesta de enmienda de que se dotara a este Instituto con la cantidad de 20.000 euros, presentada por el presidente de Ciudadanos Aragón, Ramiro Domínguez Bujeda. Una cantidad que contrasta con la cantidad 293.986,60 euros que el Gobierno de Aragón dedica a la CEOE de Teruel para su proyecto para la despoblación “Desafío SSPA 2021”.



Guillermo Palacio Navarro, Ana López Torres, FranciscoBurillo Mozota, Pilar Burillo Cuadrado y Pascual Rubio Terrado, miembros de la Asociación Instituto de Investigación de Desarrollo Rural Serranía Celtibérica

La Asociación del Instituto Serranía Celtibérica figura en el registro de transparencia de la Unión Europea y ha firmado un convenio con la Diputación de Teruel para formar parte del Programa 113 SOS Teruel. El objetivo, consolidarse en una empresa de talento, que fije a los licenciados y doctores que formados en Teruel han tenido que emigrar fuera de España, así como atraer a otros especialistas de España y el resto de la Europa meridional, pues su objetivo es desarrollar para este territorio las mismas actividades de I+D+i que Nordregio está realizando en Estocolmo para toda la Zona Ártica. Avala esta demanda el que sea la única institución europea que ha desarrollado el mapa de las áreas escasamente pobladas del Sur de Europa. Razón por la cual solicita al Gobierno de Aragón, en este momento en que todos partidos políticos manifiestan su interés por combatir la lacra de la despoblación, que sea declarada de “Interés Autonómico” y se le dote de los medios económicos necesarios para continuar su labor, hasta ahora realizada con presupuesto cero.

Asociación Serranía Celtibérica lamenta “una oportunidad perdida”

Logroño, 16 mar (EFE).- La sección riojana de la Asociación para el Desarrollo de la Serranía Celtibérica (ADSC) ha lamentado en un comunicado que se haya perdido “otra oportunidad para luchar contra la despoblación”, en este caso con el documento final de la Agenda 2030 para la población de La Rioja.

Recuerdan que La Rioja es la comunidad autónoma más despoblada de España, ya que tiene el mayor porcentaje de territorio, más del 60 por ciento, con una densidad media de población por debajo de 8 habitantes por kilómetro cuadrado.

Consideran que zonas como el norte del País Vasco o de Navarra “no han llegado a estas cifras probablemente porque han desarrollado normativa autonómica para contrarrestar las desventajas territoriales, en línea con lo indicado en los reglamentos que desarrollan los fondos de cohesión europeos”.

En La Rioja “hay dos zonas claramente diferenciadas: el Valle del Ebro y la Serranía Celtibérica”, como “lo reconoce el documento final de la Agenda 2030 para la población de La Rioja”.

Pero “hemos solicitado al Gobierno de La Rioja una serie de acciones propuestas por la Unión Europea para las regiones escasamente pobladas que no llegan a materializarse”.

Así, aseguran que en junio de 2018 uno de los promotores de Serranía Celtibérica presentó al Gobierno regional diferentes iniciativas y se acordó la firma de un convenio que no se ha llegado a materializar.

Entre otras cuestiones proponen una fiscalidad diferenciada en las zonas despobladas; también reprochan que la Agenda por la Población no haga referencia al Proyecto no de Ley presentado en el Congreso, que ha impedido recibir una inversión territorial integrada, aseguran.

“Es incomprensible que un documento con un horizonte 2030, no tenga ningún capítulo para la política de cohesión de la UE 2021 – 2027 según la cual parte de los fondos recibidos de europa deberán destinarse a zonas de baja densidad de población”, asegura esta entidad.

No obstante, Sociedad Celtibérica ofrece su colaboración al Gobierno regional “para ayudarle a conseguir las ayudas, no sólo económicas, que ofrecen los fondos de cohesión” porque “la situación de los pueblos de La Rioja no está como para perder más oportunidades”.

Fuente: https://www.larioja.com/agencias/la-rioja/201903/16/asociacion-serrania-celtiberica-lamenta-1373309.html